El egoista, ¿nace o se hace?

¿Qué es lo que hace ser a una persona egoísta? Por mucho que trato de comprender la psicología humana, hay veces en que todavía no entiendo porqué no evolucionaremos un mínimo común en cuanto a todo lo necesario a las relaciones interpersonales, a fin de cuentas, somos seres sociales, ¿no?
Se supone que es a cierta edad cuando dejamos de posicionar el “yo” en primer lugar y aprendemos a que hay un nosotros, un tú e incluso un vosotros; está claro que esto lo vamos asimilando cuando nos vamos dando cuenta de que para los demás soy un “tú”, un “nosotros” e incluso un “vosotros”, y cuando vamos siendo conscientes de esto, comenzamos a ser menos egoístas (en un primer momento, porque nos interesa, ¡claro!)
Pero… ¿quién es el responsable de hacernos evolucionar? ¿quién nos motiva a pensar en algo más que no sea en uno mismo?. Se supone que es nuestro entorno (familiar, profesional, social…), nuestras experiencias, nuestra conciencia, educación, etc… la que nos permite pasar de nivel además de nuestra propia personalidad.
Ahora, si la sociedad en que vivimos, te exige cada día el ser competitivo, si no interaccionamos sino que intercambiamos, no nos comunicamos sino que damos y recibimos información, … si no reflexionamos porque el día a día no nos deja tiempo, sino que actuamos de forma reactiva… no aprendemos. Entonces, ¿supeditamos el aprendizaje de este valor a la genética? ¿a la personalidad de cada uno?
Si no aprendemos a dejar de ser egoístas … ¿cómo llegaremos nunca a trabajar en equipo? porque eso sí, da igual la empresa en la que trabajemos, da igual el sector o el puesto que desempeñes. Uno de los valores o competencias críticas que todas las empresas dice tener o valorar, seguro que es el trabajo en equipo.

5 pensamientos en “El egoista, ¿nace o se hace?

  1. Pues ni nace, ni se hace, simplemente ES. El ser humano es egoista por naturaleza. En todo caso y dependiendo de múltiples circunstancias, vas dejándolo de ser. Pero el egoismo forma parte de la persona. O tengo o tienen: pues prefieres tener.O soy o son: pues prefieres ser. La información es poder y el poder te da el control y si tienes control, dejas de estar controlado (al menos en parte) y a todo eso aspiran las personas. Por la sociedad competitiva, porque el pez grande se come al chico y porque la sociedad en general se rige por la ley del más fuerte, del que más tiene, del que más vale, del que más sabe, del que mas… y para ese “más” es necesario ser egoista. ¿Se nace o se hace? Simplemente se es.

  2. Quizá la clave no está en dejar de ser egoístas… si no educar nuestro egoismo hacia el justo medio o el equilibrio perfecto.
    La necesidad de supervivencia que tenemos institivamente o la necesidad de individualidad que nos caracteriza como animales anti-natura que somos nos lleva al egoismo, al “mío” en momento de necesidad pero también al “nuestro” en momentos de abundancia (no es curioso que en la bonanza es cuando busquemos el pertenecer a una comunidad).
    Quizá ese justo medio está en una educación donde el principio de primero “yo” como base, para después poder dar a los demás.
    Es decir, busco ser eficaz en mi profesión para poder ser eficaz en el equipo, primero me tendre que querer a mi mismo para poder amar de forma sana a mi pareja, sin dependencias,…

    Es cuestión de olvidar la entrega del buen samaritano vs el pez grande se como al chico (como dice nuestra amparoles)para poder llegar al bienestar del individuo (yo) en una comunidad (nosotros).

    Es una idea más 🙂

  3. Creo que el ser egoista es ser una lacra de la sociedad. Es una tristesa: El egoísmo es notoriamente nefasto, intolerable en el ser humano. La personalidad del egoista , tiende a hacerse fría y deja de hacerse portadora de afectos. La persona egoísta, no espera, exige. No otorga, piensa sólo en si misma.

    Busca, ante todo, que se le rinda pleitesía, aún por encima de los valores y consideraciones, que merece la otra persona. El egoísta se convierte en un tirano y exige de los demás consideración , respeto y honores. Concedérselos sería normal, pero en el caso de una persona egoísta, le hace creer que, todo lo merece en grado sumo y que quienes la rodean o tratan, familiares o amigos, están obligados a concedérselos. No piensan: “voy a da lo mejor de mi misma, con amor, agrado y simpatía. Por el contrario, piensan que son ellos quienes son merecedores de encomio y alabanzas. Un ser desprovisto de egoísmo, logra mucho con suavidad y cariño y no con tanta arrogancia y altivez. Por lo tanto, en ningún momento, se convierte en dictador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s