180/365. ¿Empatía o reflejo?

Empatía o reflejo? by rutroncal

Empatía o reflejo?, a photo by rutroncal on Flickr.

Es corriente escuchar con cierta frecuencia qué es la empatía… e incluso definirla y saber qué es lo que conlleva, pero cuando te pones a hablar con la gente… una cosa es hablar de empatía y otra muy distinta es practicarla, de hecho ya lo comenté en otro post hace tiempo.
Empatía podemos definirla como la capacidad para ponernos en la piel y en la situación de otra persona (pensamientos, emociones, etc…), supone comprender, pero no significa que lo aceptemos… y esto es fundamental que lo distingamos.
Lo que ocurre que nos confunde, es que con la gente con la que conectamos a la primera, nos identificamos y son parecidos a nosotros,… pensamos que “empatizamos” y eso nos lleva a pensar que tenemos esa habilidad. La cuestión es que no empatizamos, conectamos, por que nos identificamos, en realidad somos un reflejo y estamos viendo la situación desde nuestras gafas, lo que ocurre es que tenemos una graduación parecida y por eso podemos ver las cosas como nuestro interlocutor.
En realidad hay 4 posiciones perceptivas de la empatía.
1ª) desde el yo.- sería la posición de “juez”, la que calibraríamos y analizaríamos la situación desde nuestra situación y “nuestras gafas”. Es cuando utilizamos las famosas frases del “yo que tú”… “pues si yo estuviera en tu lugar…” Obviamente, no estamos poniéndonos en la situación del otro.
2ª) desde el tú.- sería el comienzo de la empatía. Me pongo en tú lugar y trato de analizar la situación desde tu punto de vista, con tus habilidades, recursos, planteamientos… me pongo en tu piel, lo que no significa que apruebe o esté de acuerdo con lo que esté comprendiendo.
3º) desde el observador.- como si fuera un investigador, analizo los efectos colaterales y empatizo no sólo desde el tú, sino que te ayudo a ver a quién puede estar afectando directamente la situación (me cuentas un problema de pareja y puedo analizar también la posición de tu marido/mujer, o con respecto a un compañer@, etc)
4º) desde el sistema en el que te encuentras. Todos formamos parte de un sistema y se analiza a nivel de equipo, familia, etc… según el caso.
Evidentemente, esto conlleva un nivel de abstracción que ha de ir creciendo conforme “subamos de nivel”.
Practicar la empatía “de verdad” supone tratar de ponernos en la piel de personas diferentes a nosotros, con otros valores y creencias y con posiciones distintas.
¿Os animais a hacer el siguiente ejercicio?
Escala De Quincey de Empatía
Explora los límites que tiene tu capacidad de ponerte en el lugar de otra persona.
A continuación verás una lista de conductas de distinta naturaleza, acompañadas del punto de vista desde el cual debes intentar mirarla.
No se trata de expresar tu aprobación o rechazo a las conductas mencionadas, si no de descubrir hasta que punto eres capaz de dejar en pausa todo lo que crees y sientes.
Si alguna de las situaciones descritas coincide con tu forma de pensar, pasa a la siguiente.
Sugerencia: imagina cada conducta e intenta describirla usando palabras de elogio según el respectivo punto de vista.
1.El boxeo como una práctica deportiva
2.El colegio como una escuela de adiestramiento canino
3.La castidad permanente como una opción virtuosa
4.La pobreza como un estilo de vida alternativo
5.El robo como un trabajo estable y bien remunerado
6.La muerte como el fin de la existencia
7.El humano como dueño legítimo de todo lo que no es humano
8.El incesto como un comportamiento socialmente aceptado
9.El canibalismo como un placer culinario
10.El asesinato como una de las bellas artes
¿Qué escribiríais? ¿Cuál os ha costado más? ¿Que habéis descubierto de vosotr@s mism@s?

6 pensamientos en “180/365. ¿Empatía o reflejo?

  1. Difícil! Mi pequeña ventaja es una educación jesuítica, hecha a la discusión, a defender incluso lo indefendible, aquello en lo que no crees. No es empatía exactamente, sino dialéctica.

    Pero ayuda a ponerte en esos otros lugares. Y falta algo mas: para que. Para ayudar, para abusar, manipular,…

    Gracias again

  2. Genial reflexión Rafa… efectivamente … la clave primero es comprender… después puedes orientar mejor el “para qué”… si lo hacemos al revés… es más fácil que nos condicionemos y no lleguemos a empatizar de verdad…
    Gracias de nuevo a tí por estar y comentar
    🙂

  3. Hola Rut, a pesar de que te haya dicho en un tuit que me parecía un post duro, no era por el post en sí, sino por el ejercicio final… mi cabeza que es un tanto peligrosa en cuestión de sueños me puede jugar malas pasadas esta noche tras haberlo realizado jajajaja pero bueno me ha gustado leer sobre la empatía que es algo así como el equivalente a “el valor añadido” (recurso que se utiliza como si no costara y que vale para todo) pero en contextos más relacionados con los rrhh, relaciones comerciales, etc. etc.
    Muy interesante, gracias… tengo que reflexionar y pedir opiniones ajenas sobre cuán empático soy…

  4. Genial como siempre Rut.
    Yo me considero empático, en el ámbito personal y en el profesional, en ocasiones demasiado, y no hablo de como dices, conectar, si no de realmente ponerme en el papel de los demás. Suelo entender demasiado bien muchas situaciones. Y digo, muchas porque obviamente no son todas, algunas se me escapan.
    Lo malo es que a veces no puedes decirlo porque la gente no lo entiende. Decir que comprendes a alguien que se ha suicidado por ejemplo, no queda muy bien. El quid de la cuestión es que no porque lo entiendas, te pongas en su lugar, comprendas sus razones, su punto de vista, su situación, quiere decir que lo justifiques, lo apruebes o que piensas igual.
    Siempre he dicho que la empatía es ponerse en el lugar del otro, sentir lo que esa persona siente, como tu dices “ponerse sus gafas” (pero las suyas, no unas parecidas), entenderle, pero teniendo en cuenta que no debes prolongar este estado mucho tiempo, solo el necesario para entenderlo. Si no corres el riesgo de hacer tuya esa pena, ese sufrimiento, ese pensamiento, esa actitud, etc… y por lo tanto, él problema ahora también lo tienes tú y entonces no puedes ayudarles.
    Un abrazo 🙂

  5. Gracias Manuel!!, sé que es un ejercicio duro… sobre todo porque mentalmente te tienes que poner en posición y te das cuenta de que hay situaciones que te cuestan más y otros te cuestan menos… unos tocan tus valores y te ponen en contra… y otros no hay tanto impacto emocional…
    La cuestión es autodescubrirse… y conocer como dices tú, el valor añadido que le aportas a tus relaciones.

    Muchas gracias por pasarte y comentar!!

  6. Efectivamente Jesús!! yo lo explico tal cual en los cursos… la empatía es buena pero al mismo tiempo es peligrosa, porque cuando te pones en contacto de verdad con las emociones de otro, las llegas a sentir como tuyas, y tienes que saber identificar ese momento para separarte y volver a tomar perspectiva desde un punto más objetivo, pero desde una comprensión total de quien tienes delante.

    Millón de gracias por tu reflexión… me parece muy significativa y enriquecedora.
    Un abrazo enorme!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s