Adaptarnos a los cambios sin miedo (Nomiedo)

Nomiedo, de Pilar Jericó, es un libro que hace tiempo que quería leerlo. He oído y leído comentarios de que estaba bien y todavía no había tenido ocasión. Hasta ahora.

no miedo

Me ha gustado. En mi colaboración del domingo pasado en el blog de @pilidorita lo elegí como el libro a proponer, y he pensado que sería interesante dedicarle un “poquico” más al tema del libro en cuestión.

Y es que estamos rodeados de miedos, más racionales, irracionales, en la vida profesional y en la personal…

Decía Edmund Burke:

“Ninguna pasión elimina tan eficazmente la capacidad de actuar y de razonar de la mente como lo hace el miedo”.

A lo largo del libro, Pilar Jericó nos hace reflexionar sobre los tipos de miedo que existen y de cómo nos hacen reaccionar en según qué situaciones. Así como nos pone ejemplos a nivel organizacional de cómo se funciona con la gestión por miedo y que consecuencias genera.

Me parece muy significativa una de las historias que comparte en el libro de cómo se transmite el miedo:

Un equipo de científicos colocó a 5 monos en una jaula, y en su interior, una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Cuando uno de los monos subía a la escalera para coger los plátanos, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre el resto. Después de algún tiempo, cuando algún mono intentaba subir, los demás se lo impedían a palos. Al final, ninguno se atrevía a subir a pesar de la tentación de los plátanos.

Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos.

Lo primero que hizo el nuevo fue subir por la escalera pero los demás le hicieron bajar rápidamente y le pegaron. Después de algunos golpes, el nuevo ya no volvió a intentarlo. Cambiaron mono tras mono, hasta que todos los veteranos fueron sustituidos y ninguno había experimentado el chorro de agua fría. Sin embargo, continuaban pegando al que intentara coger los plátanos.

Si fuera posible preguntarles… seguro que la respuesta sería: “No sé, las cosas siempre se han hecho así…”.

La cuestión es que ante el miedo, si la biología fuera la única que dirigiera nuestro comportamiento, nuestras reacciones ante el miedo serían:

  • Huída: “Paso de líos”
  • Sumisión: “Para lo que Ud. mande”
  • Inmovilidad: “No sé”
  • Defensa agresiva: “Esto es un asco”

Teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos tenemos miedos como:

  • al fracaso, a equivocarnos, a fallar,…
  • al rechazo, a las críticas, a ser diferente,…
  • al cambio (todo tipo de cambios)
  • a la no supervivencia (toda situación que amenace nuestro status quo)
  • a la pérdida de poder,…

Las claves serían en primer lugar tener una misión, un proyecto claro, saber definir el objetivo hacia donde vas, a dirigir tus esfuerzos y sobre todo verte reflejado para poder pedir / tener definidas tus acciones, tus responsabilidades y cometidos, para saber por donde empezar,…

Importante superar la zona de confort.

El cambio es incertidumbre, pero también es aprendizaje; hay que transformar el paradigma de salir de la zona de confort como pánico y quizás mentalizarnos que es posible que perdamos algo por el camino, que algo salga mal, aunque lo más importante es lo que aprenderemos (“para aprender, perder…”)

Y sobre todo debemos comunicarnos con nuestro entorno, hablar, darle nombre a nuestros miedos y hacerles frente.

Si nuestros miedos implican a otras personas.. debemos hablarlos, y sino, .. a veces el hablar con otros nos ayuda a superarlo.

La clave: pensamiento y lenguajes positivos.

¿Nos animamos a listar a qué tenemos miedo y a plantearnos qué pasaría si nos atrevemos a superarlos? ¿Cómo? a veces lo que más funciona es plantearnos el “¿Y si ocurriera?”… “¿Qué haría entonces?”

Cómo ver un problema… y ser capaz de ver más de una solución


Después de una semana intensa y llena de debates, me parece interesante recordar una técnica para el análisis de problemas del doctor Edward de Bono.


Ya hace unos cuantos post comentaba la capacidad que tenemos en ocasiones de limitar nuestro enfoque de pensamiento por nuestros propios “mapas del mundo“, paradigmas subjetivos que utilizamos para interpretar lo que vemos y que nos sirven de base para solucionar los problemas a los que nos enfrentamos.

En muchas ocasiones, esto en lugar de facilitarnos el análisis, nos limita, porque la visión o el enfoque que tenemos del problema es limitada y aunque encontremos una solución que nos pueda servir no tenemos garantizado que sea la mejor o la más adecuada.

Por este motivo, el doctor de Bono ideó una sencilla práctica que consistía en tratar de analizar el problema desde una posición determinada, teniendo en cuenta que existen 6 posiciones distintas y complementarias que nos van a ayudar a conocer de forma casi asegurada toda la dimensión del problema y que contactan directamente con nuestro estado emocional al respecto del problema (“los 6 sombreros para pensar”).

Se identifican seis estados/ posiciones distintas:
  • Neutralidad (Blanco) Considerando puramente qué información está disponible, ¿Cuáles son los hechos?
  • Sentimiento (Rojo) Reacciones viscerales instintivas o declaraciones emocionales (pero ninguna justificación)
  • Juicio negativo (Negro) Lógica aplicada a identificar defectos o barreras, buscando “lo que no casa”.
  • Juicio positivo (Amarillo) Lógica aplicada a identificar beneficios, buscando armonía.
  • Pensamiento creativo (Verde) Informaciones de provocación e investigación, viendo a dónde nos lleva un pensamiento.
  • Proceso de control (Azul) Pensando sobre el pensar.
Para que sea más visual, se identificó cada estado con un color, y cada uno de ellos como si fuera un sombrero distinto para que pudiera ser más fácil adoptar ese estado a través de la colocación de un sombrero en nuestra cabeza.

Ojalá, y aprovechando que los sombreros están de moda, fuera más común esta práctica y nos permitiera no sólo analizar los problemas de una forma más completa, sino incluso facilitaría en más de una ocasión compartir puntos de vista y porqué no, generar acuerdos mucho más sólidos.
Foto sacada de chalo84 de flickr. Más info en el libro “Seis sombreros para pensar” de Edward de Bono