En búsqueda de nuestra verdadera motivación para dejar de fumar

Seguramente la nueva ley ha hecho que muchos de los que no tenían claro si dejar de fumar no no, se decidan por lo primero, o que los que todos os años se proponen lo mismo parece que se sientan empujados porque la ley les obliga a ello,…

La clave es identificar qué es lo que nos motiva realmente para dejar de fumar y que sobre todo seamos los primeros en estar convencidos e implicados para lograrlo; pues que exista la ley y que nos sintamos obligados a dejar de fumar, no garantiza que lo vayamos a hacer y en muchos de los casos podemos incluso conseguir incrementar nuestra frustración al no lograrlo.

Os propongo 15 preguntas que tratan de identificar dónde está nuestra motivación para dejar de fumar y el cómo conocer cómo hemos logrado nuestras metas puede ayudar a que consigamos este nuevo reto.

1.- ¿Porqué quieres dejar de fumar?

2.- ¿Cuánto tiempo crees que necesitas?

3.- ¿En qué trabajas? ¿cómo es tu trabajo? ¿te influye a la hora de fumar?

4.- ¿Cuántos cigarrillos fumas al día?

5.- ¿Cuáles son tus momentos preferidos para fumar?

6.- ¿Dónde sueles fumar?

7.- ¿Alguien más de tu familia fuma? ¿y de tus amigos?

8.- ¿Cuál fue el último reto que te propusiste alcanzar y lograste?

9.- ¿Qué estuviste dispuesto a sacrificar?

10.- ¿Qué te motivó más durante el camino?

11.- ¿Qué beneficios obtendrás al dejar de fumar?

12.- ¿Con qué ayuda cuentas? ¿Quién te podría apoyar?

13.- ¿Lo has intentado otras veces?

14.- ¿Porqué crees que no ha funcionado?

15.- ¿Qué ha cambiado o estás dispuesto a cambiar por conseguirlo?

Y tan sólo una pregunta más: ¿Cuándo quieres empezar?

Hemos de tener en cuenta que cada persona es un mundo y cada uno tenemos distintas necesidades, diferentes motivaciones y por tanto las ténicas que utilicemos no tienen porqué ser las mismas para todos. Lo que tenemos que pensar es en cómo respondo a estas prguntas y qué emociones me transmiten y entonces volver a hacerme esta pregunta: ¿Realmente quiero dejar de fumar?, porque si la respuesta es negativa, dará igual la ley, dará igual el parche de nicotina o el dinero que me gaste, si no hay algo que me impulse a ser yo mismo quien sienta que VOY A DEJAR DE FUMAR, no podremos conseguirlo.

El entorno que nos rodea, nuestro trabajo, familia, amigos,… todo ayuda o puede verse como un obstáculo. Hemos de mantenernos firmes si queremos sortear las barreras que no iremos encontrando por el camino.

Asimismo es importante que no perdamos de vista los logros que hemos alcanzado en nuestra vida; pues nuestros éxitos pasados nos han de servir de aliento para lograr éxitos futuros. Cambiar hábitos supone esfuerzo y en algumos momentos podemos flaquear y estar a punto de “tirar la toalla”, es entonces cuando hemos de recurrir a esos recuerdos de lo logrado para poder visualizar ese cambio que queremos conseguir e incluso pedir ayuda si lo consideramos necesario.

Mi vida sin tí

A lo largo del año 2011 se va a producir en España un evento que desde la perspectiva de la salud de la población es mucho más importante que los trasplantes, que la gripe y que otros eventos sanitarios muy publicitados y promocionados: millones de personas van a tener que dejar de fumar en espacios públicos.


Este hecho puede ser un elemento determinante, una oportunidad para que una gran parte de la población fumadora valore la posibilidad de abandonar su hábito tabáquico.


Dejar de fumar es una de las intervenciones de más impacto en la salud de una persona. Supera con mucho otras intervenciones del sistema sanitario.


Mi Vida sin Ti es un proyecto colaborativo informal de un grupo de personas que trabajan en temas relacionados con la salud, y exploran con interés las posibilidades de internet. La iniciativa no está vinculada con ninguna asociación, institución o sociedad científica o profesional. Pretende ser un espacio que ofrezca ayuda clara, global, transparente, no vinculada a intereses comerciales, para informar, apoyar y facilitar la decisión de dejar (o no) de fumar.


Queremos reorientar muchos mensajes dirigidos al consabido “acuda a su médico de cabecera para que le ayude a dejar de fumar”, institucionalizando o “farmacologizando” una decisión que en un alto porcentaje de los casos está relacionada con una decisión y motivación personal más que con una consulta médica. La decisión de dejar de fumar es individual y autónoma. El protagonista es la persona. Los profesionales sanitarios somos actores secundarios. Aunque estaremos encantados de intervenir si se nos requiere.


Este es el origen del nacimiento de esta iniciativa Mi vida sin Ti: puedes vivir sin tabaco y el tabaco puede vivir sin ti.


Toda la información en: