196/365 Las emociones se regalan…

Viernes tarde de claroscuros by rutroncal

El Viernes es un día de cierre, un día en el que podemos mezclar luces y sombras. Luces por el fin de semana que nos espera y sombras quizás por los días que hemos pasado a lo largo de la semana… o quizás al revés… cada uno conoce sus luces y sombras.
Lo que sí que está claro es que en muchas ocasiones esas sombras son emociones que nos “regalan” personas que nos encontramos… nosotros hemos de decidir cómo nos van a afectar, en función de si aceptamos ese regalo o no, como dice este cuento de autor desconocido.
El maestro y el alumno

“Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en
forma desafiante le dijo:

– “Profesor, lo que más me alegra de haber terminado sus clases es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburrida”

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado.

El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

– “¿Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?”

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.

– “¡Por supuesto que no!”, contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.

– “Bueno”, prosiguió el profesor. “Cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.”

– “No entiendo a qué se refiere”, dijo el alumno confundido.

– “Muy sencillo”, replicó el profesor. “Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio, y, si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo. Y yo, mi amigo, en verdad prefiero obsequiarme mi propia serenidad.”

– “Muchacho”, concluyó el profesor en tono gentil, “tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí sí depende lo que yo cargo en el mío.””

Todos tenemos un "superpoder"

La verdad es que la “vuelta al cole” ha sido un poco más ajetreada de lo previsto, en cierto modo facilita a que rápidamente entres en la rutina y las vacaciones queden cada vez más lejos.
Esta semana ha sido un poco caótica, llena de proyectos nuevos, cursos para preparar con nuevos itinerarios pedagógicos, jornadas de sensibilización, etc… supongo que estos son parte de los motivos por los cuales esta semana he tenido un extraño sueño, y es que hace dos o tres noches soñé que tenía superpoderes, bueno más bien, un superpoder, pero a lo largo del sueño no lograba saber cuál era; el caso, es que más allá del contenido del sueño, que como suele pasar, los elementos que recuerdas son inconexos y a veces incoherentes (mis compis tuvieron oportunidad de reirse un rato …) he tratado de ir más allá de todo esto, y me ha ofrecido la siguiente interpretación del mismo: todos tenemos un superpoder, aunque en ocasiones tenemos nuestras dudas y nos invaden nuestras inseguridades. Es momento de desarrollar nuestra autoconfianza.
En los momentos en los que posiblemente más perdido estés, debido a la gran cantidad de trabajo, diferentes cosas que hacer, actividades heterogéneas, hitos consecutivos, etc… es todavía más importante el tener presente a tu “superpoder”, es decir, todos tenemos una habilidad especial, todos sabemos hacer algo donde nos sentimos seguros porque se nos da bien y nos puede servir como punto de apoyo para poder aferrarnos y frenar un posible hundimiento, canalizando nuestra energía de forma positiva.
Cuanta más carga de trabajo tengamos y más cosas diferentes tengamos que hacer, más posibilidades tenemos de perdernos en el camino, no sólo por el cansancio físico que nos supone sino porque acabamos agotados mental y emocionalmente debido al esfuerzo que estamos poniendo.
Así que como mensaje para el fin de semana… ¿tú tienes claro cuál es tu “superpoder”? ¿lo pones en práctica?… y… ¿a qué estás esperando?