Objetivo: Cómo visualizar mi meta

Cuando en Navidades tuve la oportunidad de asistir al Musical Avenue Q y hubo uno de los actos en el que el protagonista se planteaba la necesidad de encontrar su meta en la vida para que todo tuviera sentido y para motivarse a lograrlo …. me pareció curioso en su momento cómo se trabaja en la obra este concepto y cómo trata de concienciar a todo el mundo de la importancia que supone que te identifiques en esa meta.

Your browser does not support the audio element.

Pero además, una vez que tenemos identificada esa meta… viene el “vale, ¿y ahora qué?” y es cuando nos puede venir un bajón porque pensamos que a la meta que nos hemos planteado desde nuestra situación actual hay mucha distancia.
Os propongo un ejercicio muy muy potente tanto para visualizar nuestra meta como vislumbrar luz en el camino hasta conseguirla. Es un ejercicio proyectivo, lo que trata es que a través de dibujos, imágenes, símbolos… representemos tanto nuestra meta como los diferentes elementos que la componen.
Mi consejo es que utilicemos o bien un folio o bien una hoja más grande, que busquemos un espacio tranquilo, con una música que nos guste y estimule y elijamos con qué lo vamos a querer dibujar (pinturas, ceras, rotuladores, lápices, etc…) y nos dispongamos a seguir el esquema siguiente: en el centro dibujaremos o representaremos lo que queremos lograr y a su alrededor, las personas que pensamos que nos pueden ayudar a lograr nuestra meta, los recursos / habilidades / elementos que tenemos y que nos van a venir bien, aquellos recursos / habilidades que tenemos que reforzar o deberemos desarrollar para lograrlo, identificar cómo nos vamos a sentir al lograrla y que pongamos la fecha exacta de para cuándo debemos haberlo logrado. Para finalizar, que dibujemos lo que representaría el primer paso, el segundo, el tercero, …. etc
¿Podría ser un buen ejercicio de fin de semana, verdad? sería interesante compartir experiencias, así que os animo a comentarlas 🙂

¿Existen los vampiros? o sólo es que no los vemos…

Aprovechando que hace algo más de una semana se estrenó la tercera parte de la famosa saga de Crepúsculo, y que todo el mundo está como loco con los vampiros, quiero haceros la siguiente pregunta ¿creéis que los vampiros existen? ¿están a nuestro alrededor y no los identificamos?, probablemente penséis que algo raro me pasa o que la pregunta no debe de ser en serio… pero la verdad, es que los vampiros existen y están a nuestro alrededor, la cuestión es que no beben sangre como los de la literatura, pero sí que se nutren de nuestra energía vital y nos transmiten tensión…
En realidad esto forma parte de un juego, una técnica que me enseñó un amigo (@moriwanka ) y que nos sirve para calcular o hacer un balance de cómo está nuestra cuenta de energía emocional; y es que hay veces que nos damos cuenta que el estar en contacto con determinadas personas, nos da energía, o nos la quita o incluso nos genera tensión.
Tenemos que identificar los tres roles de energía emocional de nuestro entorno:
Ángeles.- son aquellas personas que nos ayudan a descargar la tensión, nos aportan energía y están a nuestro lado cuando los necesitamos.
Chupópteros.- éstos nos absorben la energía, hablan sólo de sus problemas y te utilizan cual cargador.
Vampiros.- no sólo nos absorber energía, sino que transmiten tensión y nos cargan de energía negativa.
Hemos de tener claro que no son estilos puros, es posible, que dentro de nuestro círculo tengamos personas que se muevan entre varios roles, aunque sí que podemos ver una tendencia a actual con un rol determinado.
Hemos de valorar nuestras relaciones diarias, cuántos ángeles, chupópteros y vampiros nos rodean y cómo está nuestra cuenta emocional.
Los ángeles neutralizan a los vampiros, y con los chupópteros hemos de emplear nuestra asertividad para que no nos absorban energía cuando ellos quieran, sino cuándo nosotros estemos dispuestos.
En función de nuestra cuenta emocional, estará nuestra autoestima, automotivación, autoconcepto, energía ….. etc… tan fundamentales en nuestra vida diaria.
Y ahora os vuelvo a hacer la pregunta ¿existen los vampiros? y ¿cuántos son los que nos rodean?
Imagen sacada de Galería de RUDEWORKS (Flickr)