75/365 Cambios con una constante

Cambios, hábitos, adaptación, estrés,… búsqueda de adaptación, más cambios… y tras todo esta debacle de diferentes puntos de inflexión en mi vida, este pequeño animal me concede la rutina que necesitaba.
Durante este par de meses he estado un poco “out”, he cambiado de oficina, de ciudad y por tanto de casa… nos hemos mudado a Barcelona y hasta que hemos logrado la completa “reunificación familiar” todo ha sido un poco más complicado de la cuenta, pero por fin estoy volviendo a recuperar una rutina y por tanto los hobbies que tanto me gustan (uno de ellos escribir en este pequeño blog).
Es importante recuperar nuestros “hobbies”; cuando pasamos por periodos de estrés lo normal es que prioricemos y eliminemos algunas cosas de las que hacemos en nuestro tiempo libre para hacer lo que pensamos que es más importante (puede ser una sobrecarga tanto a nivel personal como profesional).
Ahora bien, cuando el nivel de sobrecarga se atenúa o se hace más manejable, hemos de lograr el equilibrio que necesitamos y volver a hacer aquello que ocupaba nuestros momentos de ocio (leer, deporte, amigos, etc), porque sino… a la larga inferirá no sólo a nuestro estado de ánimo en general (seguiremos estresados) sino que también se verá afectada nuestra autoestima.
Parece mentira, pero a este pequeño animal le debo mucho más de lo que pueda parecer …
¿Y vosotros/as habéis vivido por algo similar? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?