304/365 En el momento que oímos tic-tac

Relojes que hacen tic-tac by rutroncal
Relojes que hacen tic-tac, a photo by rutroncal on Flickr.

¿Alguna vez os ha pasado que de pronto ese reloj tan bonito que tenéis de agujas de pronto es como si le hubierais subido el volumen?
Sobre todo si lo tenéis como despertador al lado de la cama… de pronto en la tranquilidad y el silencio de la noche… oímos un primer TIC… seguido de un … TAC… y a continuación… parece como si hubieran subido el volumen a ese artefacto y pasáis de estar relajados a no poderos dormir.
Es cuestión de percepción… efectivamente ni hemos subido el volumen al reloj ni éste se ha estropeado … somos nosotros, los que con el poder de la atención focalizada incrementamos su volumen y por tanto la importancia para nosotros.
Lo mismo nos pasa con los problemas… cuando mi vida se centra en una preocupación, pasa de ser una preocupación más a ser la más importante, llegando incluso al caso de “subir su volumen” haciendo que aumente mi ansiedad y por supuesto generándome mayores problemas porque seguramente generalice esa circunstancia…
Todo puede ser como este reloj… puedo cogerlo quitarle las pilas y encerrarlo en el baño, o levantarme de la cama, beber un vaso de agua y descentralizar la atención en ese sonido.
En la vida, es parecido, puedo actuar, hacer lo que pueda (siempre contando con mi círculo de influencia) o bien, tratando de descentralizar y focalizar mi atención en otra cosa…
¿Os habéis parado a pensar cuantas veces somos nosotros los que “subimos el volumen” a lo que nos rodea?
Anuncios