334/365 Sorpresas en la carretera

Saliendo hacia cuenca, de noche, 4 personas en un coche y con la oscuridad y una carretera nacional como enlace hacia tu destino.
De pronto, tienes hambre y ya es tarde para “seleccionar” en medio de la carretera en dónde parar.
Eliges una vía de servicio que indica que hay un restaurante, recorres unos cuantos kilómetros y no ves más que árboles abordando el arcén de la calzada sin ningún sitio aparente donde poder cenar…
De pronto,… ves una luz en el camino. Una casita poco aparente con un par de coches en la entrada… ¿la sorpresa? es un restaurante poco usual que te recibe con esta carta. Una carta, que comienza como su propio nombre indica con una misiva para todo aquel paladar que decida probar sus guisos.
Una experiencia inolvidable que además de la buena compañía se acompaña de una buena mesa.

Por lo menos fue una sorpresa positiva… y la carretera no nos llevó al Overlook del resplandor… ¿no?