321/365 Once upon a time

Me encantan los cuentos,… cualquiera que haya leído alguna vez este blog ya se habrá percatado de ello…
Pero me gustan desde que era pequeña, me encantaban las historias que me hacían poner en diferentes situaciones, con vidas tan distintas a la mía y aún así ser capaz de imaginarme todo aquello: historias, emociones, pensamientos, …

Hace poco he empezado una nueva serie, se llama “Once upon a time”, o cómo diríamos aquí: “Érase una vez…”, va de cuentos, pero algo distinto, pues la trama es que hay un pueblo en Maine (EEUU) en el que todos sus habitantes son personajes de cuentos en realidad,… sólo que ellos no lo saben.

Bueno, yo he empezado a verla y por el momento es interesante,… es diferente a lo visto hasta el momentoy eso ya me gusta.

El caso es que mi reflexión no era la serie o los cuentos… sino tomar el primer capítulo de la serie como referencia… y es que va de Blancanieves (os acordais del cuento ¿verdad?)
Mi reflexión es que no nos hace falta que la Reina Malvada del cuento nos lo preste, porque el “espejito mágico” está dentro de nosotr@s. Es lo que nos dice cómo somos y cómo nos gustaríamos vernos… y eso sin duda afectaría a cómo nos relacionamos con nuestro entorno.

Yo a mi “espejo mágico” le tengo pillado el control (también tengo mis días…, claro!) ¿cómo?, hablándole, preguntándole, … haciéndole pensar,… es decir, yo misma a mi misma, cuando tengo un pensamiento automático negativo (esto es loq eu mejor hace nuestro espejo mágico particular..), me paro a pensar lo que me ha dicho,… lo que aparece en mi cabeza a modo de pensamiento y le pregunto: “¿en qué te basas?” y si eso no es suficiente le pregunto: “¿de qué te sirve pensar eso?”… con estas dos preguntas, me ayudo a mi misma a racionalizar y a relativizar lo que mi “espejito mágico” particular me dice.

¿Y tú? ¿tienes controlado tu “espejo mágico”?